Home



NOTHINK ARRASARON MADRID

Sin comentarios

Jueves 16 de septiembre. Se acaba la preventa de las entradas anticipadas por internet y todo nos hace presagiar que al día siguiente va ha haber un sold out. Se han vendido 331 entradas, y sólo quedan unas pocas para vender en taquilla.

Viernes 17 de septiembre. Por fin llega el día: después de 3 meses girando por toda España, Nothink llegan a su casa en plena forma para presentar su último álbum grabado en Seattle bajo las órdenes de Matt Bayles. Los de Madrid juegan en casa y eso se nota. Aún queda más de 1 hora para que se abra la taquilla y ya hay gente esperando. Esos pocos iban a ser los únicos que podrían conseguir su entrada en taquilla para ver el concierto.

El concierto empieza tarde por problemas con la sala (más concretamente con el aforo de la sala). Los números que nos dieron durante la semana no concuerdan con los nuestros y casi nos vemos forzados a no poder vender ninguna entrada en taquilla. Un error imperdonable que no consigue quitarnos las fuerzas esa noche.

Finalmente se venden las pocas entradas que quedaban para el llenazo en muy poco tiempo. No sabemos cuanta gente se quedó a las puertas, pero prometemos que el aforo de la próxima presentación va a ser mayor.


Foto de Mariano Regidor
www.nsefotografia.com
www.facebook.com/nsefotografia

Hora y media tuvieron nuestro trío preferido para deleitar a su público con temas de sus 3 discos: “Bipolar Age”, “Spothlights” y su nuevo trabajo “Hidden State”. El público se mostró eufórico en todo momento y el concierto resultó un éxito rotundo.

Desde Aloud Music queremos daros las gracias y pedir disculpas a todos aquellos que se quedaron fuera de la sala, y a todos los asistentes por el retraso en la apertura de la sala que causó el retraso del concierto. Pero también queremos daros un consejo: Compra tus entradas anticipadas!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Etiquetas: ,

CATEGORÍAS: Noticias Conciertos Nothink